Repasando las notas de un curso al que asistí hace unos meses, me encontré con la palabra segmentado/s  repetida un sinfín de veces.Segmento matemático

Desde entonces hago apuestas conmigo misma y cuento las veces que a lo largo de charlas, conferencias y presentaciones se han dicho las palabras de moda (atomizados, clientes objetivos, masa crítica….). En cada momento son unas y se aplican en todos los ámbitos.

Segmentados, se utiliza con profusión. Según la RAE segmento viene del latín (segmentum) y tiene distintas acepciones que van de lo geográfico, lingüístico y económico hasta lo zoológico. Me gustó la primera vez que la oí, pero desde el momento que cualquier comunicador que se precie usa y abusa de ella ha perdido impacto y hace que todos los discursos parezcan el mismo.

Esto me ha dado pie a reflexionar en el lenguaje que utilizamos con nuestros clientes. Con términos que pertenecen a otros contextos intentamos dar relevancia y modernidad a nuevos y viejos conceptos. Eso está bien si es creativo y no se insiste mucho en ello.

Cuando acudo a una conferencia o me quieren vender las excelencias de algo, confío que el ponente se haya trabajado el diccionario y que haga un ejercicio de imaginación sin recurrir a los tópicos del momento. Espero que se exprese con claridad y que no abuse demasiado de los circunloquios que castigan mis neuronas ya de por sí bastante apaleadas en el devenir laboral.

Para conseguir la atención del respetable, es necesaria precisión, transparencia y brevedad. Como profesionales vendemos un activo intangible: eficacia y rentabilidad a través de la gestión documental y del conocimiento. Nuestro posible cliente espera una exposición escueta que le ayude a reflexionar y le predisponga a invertir tiempo y dinero en la planificación documental, no que rellenemos su tiempo,  ya de por si escaso, con explicaciones obtusas, repeticiones y tópicos.

Vale

 

Tags: ,

Deja un comentario